El preparador físico en el fútbol modesto

Casi todos los artículos sobre fútbol publicados en cualquier medio de comunicación siempre están dirigidos al público de a pie con contenidos de fútbol profesional o desde una visión de alguien que trabaja en ese ámbito. Situación paradójica teniendo en cuenta que la mayor parte de los futbolistas practicantes son amateurs, personas que practican el deporte que aman el fútbol teniendo profesiones diversas.

En estas publicaciones se tratan temas como la preparación física con ítems que es imposible que personas sin un mínimo de formación entiendan.

Por ello es importante que se potencie como una figura habitual e imprescindible la del o la preparador/a físico, la persona encargada de poner a punto a futbolistas para que den el máximo exigido por lxs entrenadorxs en cada partido. 

Teniendo en cuenta que los deportes colectivos y más en concreto el fútbol son deportes más complejos que los individuales, se debe conseguir una correcta preparación física, ya que existen elementos como la inestabilidad y dimensión del terreno de juego, relación con compañeros y adversarios, el entorno, etc. que requieren de una atención especial a la hora de preparar al i la futbolista.

Cada vez más están entendiendo lxs entrenadorxs que necesitan un profesional de éste ámbito para tener el apartado físico controlado, ya que hasta hace no mucho el trabajo de los aspectos tácticos-técnicos y el aspecto físico se trataba como si de atletismo se tratase (carreras continuas, fartleks o circuitos físicos) sin ninguna justificación, y lo que es más importante, sin ningún elemento propio del fútbol tal como el balón, los oponentes, acciones propias del fútbol, el terreno de juego, etc.

Afortunadamente los clubes son dirigidos cada vez más por personas con conocimientos que se dejan aconsejar, que escuchan a sus entrenadorxs y empiezan a entender cuáles deben ser las figuras dentro del organigrama técnico de un club, en el cual empiezan a coger una importancia significativa lxs profesionalxs de la preparación física. La importancia es semejante a la que tiene un segundx entrenador/a, lo que nos indica que es un personaje relevante.

Esta figura se encarga no sólo de elaborar un plan específico de puesta a punto a nivel físico, ya sea trabajando aspectos de resistencia, fuerza, velocidad o flexibilidad, sino de trabajar un aspecto clave hoy en día como es el trabajo preventivo de lesiones a nivel articular y muscular (trabajo propioceptivo y trabajo excéntrico). La persona encargad de la preparación física debe tener una batería de ejercicios con el objetivo de mejorar y fortalecer el control motor de las zonas más susceptibles a sufrir fatiga y sobrecarga a la hora de entrenar o competir.

Otra de las ocupaciones de las que se encarga son las de ser la persona más cercana al jugador del cuerpo técnico, lo que debe aprovechar para medir el nivel psicológico y anímico de la plantilla y ser la persona que muchas veces debe mediar entre el entrenador/a y lxs jugadorxs. 

El problema con el que se encuentra es que al trabajar en un club no profesional no se dispone de los medios necesarios para elaborar una preparación perfecta, a nivel de recursos materiales especialmente.

Por este motivo es importante el uso de la imaginación para llevar a cabo la filosofía de trabajo deseada, con material menos sofisticado (a veces casero) o eligiéndolo bien siendo puramente necesario para los resultados que se pretenden obtener. 

A continuación, se intentará definir cuáles son los elementos materiales indispensables para trabajar de forma mínimamente coherente la preparación física.

A todxs lxs preparadorxs físicos les gustaría trabajar con el mejor material existente en el mercado, pero la realidad es muy diferente. Nuestros clubes no pueden hacerse cargo de los costes y el esfuerzo económico a realizar se debe minimizar con lo puramente básico. 

En definitiva, lxs dirigentes prefieren gastar el dinero en fichar jugadores buenos o en aumentar sueldos o primas que en el material para mejorar el rendimiento del equipo.

Existen soluciones para trabajar de forma eficaz con material asequible, tanto a la hora de realizar ejercicios de campo, ya sea para trabajar resistencia, fuerza y velocidad, a través de las típicas vallas de diferentes medidas, como jugando con conos, picas, gomas y cintas elásticas (material que cualquier club puede obtener) o sustituyendo una escalera de coordinación por unos simples aros.

Quizá hay que utilizar conos medianos para hacer salto si es que no se tienen vallas, conos chinos para trabajar todo lo referido a skippings, slalons, cambios de dirección, etc., situaciones que se deben trabajar ya que son propias de nuestro deporte.

Para trabajar la prevención de lesiones existen elementos no demasiado costosos que son indispensables para fortalecer los grupos musculares que más intervienen al practicar el fútbol: el tirante musculador, un tipo de cinturón que nos hará trabajar de forma excéntrica la zona del isquiotibial y el quadríceps y sobre todo, que lo hará en situación real. 

Otro de los elementos que podemos disponer de forma asequible sería una pelota fitball, con la que podemos trabajar toda la zona de estabilizadores (abdominal-lumbar), entre otras, aprovechando su inestabilidad. 

Otro elemento indispensable sería el BOSU, elemento inflable de superficie inestable y que provoca un trabajo propioceptivo muy importante en tobillos y rodillas. Este trabajo se podría realizar sin ningún elemento externo, simplemente haciendo trabajos por parejas o individuales provocando inestabilidades en las zonas de trabajo (tobillo y rodilla). Una vez el jugador conozca cuál es el estímulo del ejercicio se deberán de integrar elementos externos que harán complicar dichos ejercicios.

Todo ello contando que no se cuenta con gimnasio preparado para hacer trabajo compensatorio más completo, ya que si se pudiera disponer de uno preparado sería un elemento indispensable para completar la preparación física del equipo. Como la mayoría de clubes no lo tienen, uno de los elementos que podemos incluir al carrito de la compra sería el TRX o alguna de las cintas elásticas que en cualquier tienda deportiva o web de fútbol seguro podemos encontrar.

A grandes rasgos, ésta sería una batería de material que podría ayudar a la mejor consecución del trabajo de la persona encargada de la preparación física en un equipo de fútbol.  

Otra de las bases para que todo llegue a buen puerto es la correcta planificación de cargas durante la temporada, ya que hay que tener en cuenta el número de partidos, entrenamientos, situaciones extraordinarias, nivel físico-psicológico de los jugadores, altura de la temporada, etc.

Si se consigue equilibrar estos aspectos podemos llegar a obtener los resultados deseados que se verán reflejados en forma de resultados en el terreno de juego o bien no padeciendo lesiones y teniendo siempre a lxs jugadorxs a disposición de lxs entrenadorxs.

Éste último aspecto es el que da mayor prestigio y satisfacción al o la preparador/a físico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: