La Entrenadora invisible

Cómo sabes, ahora me ha dado por escribir artículos relacionados con el mundo del fútbol, ese mundo que amo tanto y que tanto me ha absorbido…

También sabes que dentro de esos escritos también los hay sobre personas que han pasado por mi vida suponiendo algo importante en el devenir de la misma…

Ésta historia es la historia de un amor verdadero, esa pasión que surge de la nada, de un acompañamiento diario por el camino de la vida que empezó de manera totalmente casual de hace muchos muchos años…

Hemos pasado de todo, momentos espectaculares teniendo experiencias de vida que nos marcarán para siempre…otros instantes no tan buenos, los cuales creo nos han enseñado para revertir las situaciones…aventuras singulares que nos han hecho divertir, reir, llorar, etc…y todas ellas tienen un factor en común, y ese no es otro que el que todas esas actividades las hemos hecho siempre JUNTOS.

En lo que se refiere a mi persona y de lo que hablo en mi webpage, sólo puedo agradecer por acompañarme siempre en mi sueño, en ese camino tan espigado que paso a paso hemos ido dando y que tanto nos ha costado.

Esos viajes largos en el tiempo y en la distancia, los cuales buscando mi objetivo te mantenías a la espera de esa sonrisa que en muchas ocasiones se hacía esperar…aguantando charlas a través del Skipe, del teléfono…de día o de noche…con penas y glorias del mundo del balón…

Photo by Pixabay on Pexels.com

Esas tardes de entrenamiento que año tras año te había dejado en casa para ir a gestionar el futuro de mis equipos y que en muchas ocasiones me han hecho estar de tanta mala leche cuando nos volvíamos a encontrar a la hora de cenar…que si uno me hacía, que si el otro me decía, que si uno no entrenaba, que si otro venía de mala gana…

Esas mañanas y esas tardes en el que el menda lerenda desaparecía tanto física como mentalmente al tener la cabeza en la pelotita el 100% del tiempo…preparando el partido, la estrategia…

Esas tardes en Aiguadolç donde siempre se desviaba mi mirada del partido sólo para una cosa…para buscar a esa rubia bajita, con mirada penetrante y que me tenía perdido de pasión por ella…buscando una aprobación por los acontecimientos que iban transcurriendo…por mi comportamiento, buscando gestos para creer en uno mismo…

Y después de todo ello llegaron esos vítores y esos premios por parte de organizaciones que valoraban mi trabajo a nivel de entrenador de fútbol, pero que yo hoy desde éstas líneas no puedo hacer nada más que añadir que es injusto se me diesen a mí…ya que en esos pequeños trofeos, pero con gran valor sentimental, tengo muy claro que debía estar tu nombre, el nombre de la persona que siempre ha estado a mi lado, sin hablar de táctica, de aspectos condicionales, de tareas, de rivales, de ABP…pero que sin duda, ha sido la que me ha equilibrado emocionalmente para que la información deseada llegase a su objetivo…los jugadores.

Podríamos seguir comentando el camino seguido a través del fútbol, ya sin tantos aplausos  ni reconocimientos, y teniendo que salir de mi zona de confort para buscar el progreso que juntos pensábamos me/nos merecíamos…nada más allá de la realidad que ocupan los resultados y las envidias del fútbol, ese mundo en el cual, cuando pierdes, nadie se acuerda de ti, excepto esa persona que como recién apunté, siempre me acompaña en el camino…a la que le da igual si nos han marcado gol en fuera de juego o de si hemos hecho el partido de nuestra vida ganando 5-0…esa persona que incondicionalmente siempre está.

Por todo ello, subrayo en boca de nuestros dos tesoros y mía, que has sido la luz que me ha sabido alumbrar la oscuridad de la penumbra y que me ha hecho de arnés en los momentos de exaltación, manteniendo el equilibrio mental que uno necesita para dedicarse o por lo menos intentarlo, a un mundo tan competitivo y sin respeto por el prójimo, como es el fútbol.

Dan igual las victorias o derrotas que se obtengan a nivel deportivo si uno no se da cuenta que lo realmente importante es saber cuidar a las personas que lo dan todo por uno…por lo que desde hace tiempo me di cuenta que el equipo más importante para poder entrenar es mi familia…

Poco más puedo añadir…en resumen, que si algo he conseguido es gracias a dos factores, mis padres, hermana y a ti, por lo que estoy y estaré toda la vida en deuda para contigo. 

Espero pases un gran gran día y que te podamos hacer muy feliz.

Las historias entorno a la pelotita no tendrían sentido sin tu presencia cerca de ellas.

¡¡¡¡¡Muchísimas felicidades pequeñaja!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: